top of page

INICIO DE CURSO

Actualizado: 22 abr


Cuidando las atribuciones causales para un mejor rendimiento académico.





Septiembre ha llegado y con él, el comienzo del curso académico. Esta semana se inicia la actividad lectiva en muchos centros y consideramos que es un buen momento para ofreceros algunas recomendaciones.


Si hay algo en lo que estamos de acuerdo, es que crear un buen hábito de estudio es imprescindible para aumentar la probabilidad de éxito. Ahora bien, ¿cómo afrontamos el resultado?


En este post queremos hablaros de la teoría de la atribución causal de Bernard Weiner aplicada al rendimiento académico, ya que la manera en la que interpretamos el resultado de nuestro trabajo, tendrá impacto tanto en nuestra motivación como en nuestra autoestima.


La teoría de la atribución causal de Weiner propone que distinguimos las causas de un acontecimiento (por ejemplo, de obtener un aprobado en un exámen) en función de tres dimensiones: estabilidad (puede ser estable - inestable), controlabilidad (controlable - incontrolable) y locus de control (lo atribuimos a factores externos - internos). Cada suceso se situaría en un punto determinado de estas tres dimensiones, dando lugar a ocho posibles combinaciones.


De esta manera, ante un aprobado, algunas personas pueden atribuir que se debe a la capacidad (causa interna, estable e incontrolable) y para otras sería consecuencia de que el exámen era ‘muy fácil’ (causa externa, inestable y controlable). Estas variaciones tienen una influencia clave en las expectativas hacia futuros exámenes y en la autoestima.


Por tanto, Weiner nos presenta la idea de que de un mismo evento, pueden derivar distintas interpretaciones y, por ello, consideramos importante que conozcas las posibles consecuencias.


Son muchas las veces en las que interpretamos un suspenso como algo interno, haciendo referencia a nuestra poca capacidad, sin tener en cuenta muchos otros factores influyentes y que han podido afectar, de manera negativa, en nuestro resultado. Sin embargo, también existe una tendencia a mencionar que ‘el exámen era fácil’ cuando, tras horas de estudio, el exámen nos ha salido muy bien. Por ello, consideramos que es importante que conozcáis la aportación de dicho autor, con la finalidad de realizar un buen análisis del resultado y poder hacer un refuerzo positivo en aquellos casos en los que nos hayamos esforzado y, quizás, trabajar en aquellas mejoras cuando observemos puntos que necesitemos potenciar.


En ocasiones, nos daremos cuenta de que el resultado no era el esperado y que se ha podido ver afectado por factores externos incontrolables, como por ejemplo, encontrarse indispuesto el día de un exámen. En estos casos es importante conocer esta teoría, para no responsabilizarnos de cosas que están fuera de nuestro control.


Si empiezas un nuevo proceso de aprendizaje o tienes algún estudiante en casa, te recomendamos cuidar muy bien las atribuciones, así podrás tener un refuerzo positivo a tu esfuerzo y quizás, encontrar puntos a mejorar, siempre rumbo a tu bienestar.

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page