top of page

¿ERES UNA PERSONA COMPLACIENTE?


¿Te abandonas a tí mismx?









Complaciente es una palabra que viene del latín “complacere” que significa “complacer” y del sufijo “nte” que significa “hacer acción”, por lo tanto, complaciente es la persona que complace y satisface los deseos de alguien. En inglés se denomina people-pleaser y aunque queda más cool prefiero quedarme con la definición en español.




Las personas complacientes tienden siempre a hacer cosas por los demás por diversos motivos, pero el más importante es el miedo: miedo al rechazo, miedo al conflicto o miedo al abandono y tiene como objetivo obtener la aprobación de los demás.





No es de extrañar que se refuerce de manera positiva a este tipo de personas, que están siempre dispuestas a ayudar a los demás, bajo el adjetivo de ser amables, serviciales, buen@ amig@ o familiar “agradeciendo todos sus esfuerzos”, si es que llega algún día ese agradecimiento.



La persona complaciente ha prendido a actuar de esta manera reforzándose en el día a día de la persona:


1- Si se siente miedo al conflicto ser complaciente nos ayudará a evitar enfrentarnos a los demás.


2.- Si se siente miedo al rechazo, ser complaciente nos ayudará a que los demás nos vean agradables, amables y buenas personas y, por lo tanto, querrán estar con nosotr@s.


3-Si sentimos miedo al abandono, ser complaciente evita que los demás se enfaden con nosotros y se marchen.




¿Cómo sé si soy una persona complaciente?



- Normalmente pienso que si alguien está enfadad@ es por mi culpa.


- Pienso que si no ayudo a los demás soy una mala persona


- Intento hacer sentir bien a todo el mundo, renunciando a mis necesidades


- Tolero comportamientos que me hieren y pienso que no tiene importancia.


- Me cuesta decir no y doy explicaciones si lo hago.


- Me disculpo por todo.


- Siento que doy más de lo que recibo en mis relaciones personales.


- Evito el conflicto constantemente.



¿Cómo me afecta en mi día a día ser complaciente?


1.Mayor nivel de estrés y ansiedad: En ocasiones cumplir con nuestro día a día nos cuesta y, si a eso, le sumamos querer complacer a los que tenemos a nuestro alrededor hace que terminemos el día agotad@s.


2. Frustración: Hacer cosas por los demás porque me cuesta decir que no genera mucha frustración.


3. Enfado: Nos solemos enfadar con nosotr@s mism@s por no poder poner el límite o con los demás generando más malestar en nuestra vida.


4. No poder disfrutar de lo que realmente quiero. Renunciar a actividades agradables que nos gustaría hacer por complacer a los demás hace que sintamos más frustración.



Si te sientes identificad@ con todo esto y sientes que es el momento para hacer un cambio, nosotr@s te esperamos rumbo hacia tu bienestar.




59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page