top of page

¿QUÉ PAPEL TIENE LA FAMILIA EN EL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?



¿Cómo enseñar a los ninos y niñas educación emocional desde el hogar?.







Daniel Goleman define la inteligencia emocional (IE) como la capacidad para reconocer las emociones y sentimientos propios y los de los demás, así como de discriminarlos y manejarlos adecuadamente.



Para las familias, la IE significa la capacidad de comprender las emociones y sentimientos de sus hijos e hijas, guiarlos y ayudarles a encontrar la calma. La empatía les ayudará a los más pequeños a abordar sus emociones (por ejemplo, la rabia o la tristeza) y al mismo tiempo se favorece la creación de lazos de afecto y complicidad, generando una mayor conexión entre los miembros de la familia.



Para los hijos, la IE consiste en la habilidad de controlar los impulsos, tolerar la frustración, comprender las emociones de los demás, encontrar la motivación y mantener la calma durante momentos de transición o cambios (Punset, 2008).


¿Se puede aprender inteligencia emocional?



La respuesta es sí. La educación emocional no debe relegarse únicamente al ámbito académico, en este sentido, la figura de la familia adquiere una gran importancia, ya que son el primer contexto socializador en la educación emocional de los niños y las niñas. En el hogar se dan las primeras relaciones y vínculos afectivos que servirán de base en el desarrollo social y emocional, es por ello por lo que resulta de gran importancia que los progenitores tengan una base y herramientas suficientes para favorecer la educación emocional.



Es en casa donde los más pequeños experimentarán por primera vez situaciones de ira, rabia o frustración, que son emociones y sentimientos más difíciles de controlar.



Cómo reaccione la familia ante estas situaciones más complejas servirán de modelo en un futuro. Es decir, cómo los padres y madres abordan sus propias emociones, no dejándose llevar por el primer impulso y abogando por el diálogo, servirán de ejemplo de cómo afrontar estas situaciones. Es decir, si adquirimos una postura que nos permita abordar nuestras emociones de forma positiva estaremos enseñándoles a los más pequeños un modelo positivo y veremos cómo estos lo imitan, al mismo tiempo que favorecemos el vínculo.




¿Qué beneficios tiene una adecuada educación emocional?



Entre los beneficios de la IE cabe destacar cómo influye la gestión y control de las emociones en el ámbito académico. Potenciar la educación emocional desde el hogar favorece la formación de una mayor capacidad para regular la ansiedad, el aburrimiento o la decepción. En un estudio realizado por Qualter, Whiteley,




Hutchinson y Pope, (2007) se demuestra como el alumnado con mayor IE afronta mejor la transición de la escuela al centro de educación secundaria, obtienen mejores resultados académicos, tienen un mayor autoconcepto, asistencia y mejor comportamiento en el aula en comparación con sus compañeros con baja IE. Como conclusión de este estudio se demostró que un buen desarrollo y educación emocional tiene una relación directa con un adecuado desarrollo académico.



Que los niños sepan regularse emocionalmente les enseñará cómo poder enfrentarse a nuevas situaciones por ellos mismos, a no dejarse llevar por el primer impulso y poder buscar una respuesta alternativa para poder manejar la emoción.



Como define Punset (2008) si no comprendemos lo que sentimos y por qué lo sentimos, tampoco lograremos comprender por qué pensamos y actuamos de una determinada manera.



Si sientes que necesitas ayuda con los peques de la casa no dudes en llamarnos para ayudarte rumbo hacía tu bienestar.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page