Señales que nos pueden ayudar a detectar el problema.






Una de cada cinco personas de más de 60 años de edad vive con algún trastorno psicológico, siendo la demencia y la depresión las enfermedades de salud mental más frecuentes en este grupo de edad, seguido por los trastornos de ansiedad y el abuso de alcohol.


Además de todo ello, las personas mayores han de hacer frente a numerosos cambios en sus vidas, como la jubilación, la pérdida sus parejas y amigos, el deterioro físico y la pérdida de movilidad, las enfermedades físicas o la soledad no deseada.



Las personas mayores son el grupo de edad donde es más frecuente el suicidio. De hecho, la mayoría de factores de riesgo en la aparición del suicidio son típicos en personas mayores. Algunos de estos factores que aumentan la probabilidad de que aparezcan pensamientos suicidas son: tener un dolor crónico, ser mayor de 80 años, sufrir depresión, tener bajos ingresos, el aislamiento social, problemas de memoria o la viudez.



Si tenemos familiares mayores que están pasando por dificultades o cambios importantes en sus vidas, debemos conocer las señales que pueden darnos pistas de que, efectivamente, están apareciendo pensamientos suicidas o planificación del suicidio.



¿Cuáles son las señales de alerta de suicidio en personas mayores?


Señales en el discurso, decir que:


• Se siente una carga para otros.

• No tiene razones para seguir viviendo.

• Siente haber perdido la dignidad.

• Se siente atrapado.

• Se siente sin esperanzas.

• Explícitamente, que quiere matarse.



Señales en la conducta:


• Abandonar actividades significativas.

• Aumentar el consumo de alcohol o fármacos.

• Actos de impulsividad o imprudencia.

• Aislamiento de la familia y amigos.

• Buscar mecanismos para hacerse daño.

• Hacer cartas de despedida.

• Entregar elementos con valor sentimental a otros.



 Señales físicas:


• Dolor intenso o prolongado.

• Aumento o disminución marcada en las horas de sueño.

• Falta de energía extrema.

• Disminución importante del apetito y del consumo de alimentos.



Señales anímicas:


• Depresión.

• Ansiedad.

• Pérdida de intereses.

• Irritabilidad y rabia.

• Sentimientos de humillación.



¿Qué podemos hacer si detectamos alguna de estas señales de alarma?


 Lo primero es buscar un momento adecuado para empezar a hablar del problema con esa persona. Por ejemplo, invítale a dar una vuelta o a tomar un café.


 Manifiesta que quieres abordar un tema importante, desde el cariño o preocupación por el otro y explica los motivos que te han llevado a conversar. Por ejemplo, “He estado viendo algunos cambios en tu forma de actuar que me inquietan” o “me preocupa cómo te puedes estar sintiendo”.


 Haz preguntas abiertas, que no se acaben con un sí o un no, para favorecer la comunicación. Por ejemplo, “¿Cómo te has estado sintiendo?” “¿Qué es lo que te está haciendo sentir mal?” “¿Qué es lo más complicado para ti?”.


 Es muy importante la escucha empática: escuchar con atención y respeto, sin juzgar, y dar muestras de que lo que te ha contado es legítimo y válido con frases como “Es muy comprensible” o “Debe ser muy duro para ti“.


 Por último, valora y coméntale la necesidad de buscar ayuda profesional. Por ejemplo, “Existen profesionales preparados para ayudar a enfrentar lo que te está sucediendo”.



¿Dónde pedir ayuda?


Si la ayuda que necesitas es urgente, porque peligra la vida de tu familiar, por ejemplo, si se acaba de producir un intento de suicidio, has de llamar rápidamente al teléfono de emergencias 112 para que os atiendan lo antes posible.


Si estás empezando a detectar las señales de alerta y la vida de tu familiar no corre peligro, al menos a corto plazo, puedes llamar a IAN DE PSIQUE para que hagamos una evaluación del problema y establecer un plan de tratamiento dirigido a reducir los pensamientos de suicidio y aumentar la calidad de vida de la persona para que estos pensamientos no vuelvan a aparecer.


Los problemas de salud mental y las ideas sobre el suicidio en personas mayores son más comunes de lo que pensamos, lo importante es pedir ayuda y estar atentos para apoyar a otros cuando nos necesiten.


En IAN DE PSIQUE te acompañamos a ti y a tu familiar en este proceso, en IAN DE PSIQUE

RUMBO HACIA TU BIENESTAR.

Posts Recientes
Archivo
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square