EL EFECTO COOLIDGE. PORQUÉ DESEAMOS A OTRA PERSONA


Este efecto, estudiado y demostrado inicialmente en animales de laboratorio, explica por qué la excitación suele ser más elevada ante estímulos y situaciones novedosas, en comparación con la rutina de la pareja habitual.


El efecto Coolidge parece encontrarse detrás de la pornografía o las infidelidades, así como del motivo por el que decimos que la monotonía puede acabar con las relaciones de pareja.


Se trata de un fenómeno característico en los mamíferos, en el cual tanto hembras como machos experimentan un alto y continuo rendimiento sexual ante una nueva pareja sexual. La novedad genera mayor interés.


Un dicho popular cuenta que recibió este nombre después de la visita por separado del presidente estadounidense Calvin Coolidge y su esposa a una granja experimental del Gobierno. Cuando la Sra. Coolidge accedió al área de las gallinas, advirtió que uno de los gallos se apareaba con mucha frecuencia. Le preguntó al encargado por la frecuencia de los encuentros, y este le respondió: “Docenas de veces al día”. Con mucha guasa Grace le dijo: “Cuénteselo al presidente cuando pase por aquí”. Tras habérselo contado al presidente, Coolidge preguntó: “¿Con la misma gallina cada vez?”. La respuesta fue: “Oh, no, señor Presidente; con una gallina distinta cada vez”. Coolidge concluyó: “Cuénteselo a la Sra. Coolidge”.


Al practicar sexo durante mucho tiempo con nuestra pareja, aparece la habituación. Ésta, provoca que la cantidad de dopamina descienda, nos acostumbramos y ya no genera las mismas sensaciones. En cambio, la nueva pareja sexual provoca un pico de dopamina, haciendo la sensación mucho más placentera.


Tener sexo genera picos en la producción de este neurotransmisor, cuya función es la de generar placer y perpetuar las conductas que puedan conducir a recompensas positivas. El problema aparece con el tiempo. Nuestro cerebro se hace cada vez menos sensible a la producción de dopamina, por lo que será necesario realizar el hábito con más frecuencia para poder obtener los mismos “resultados”. Esta es la razón por la que se generan adicciones, pero también es la causa de que se produzca el efecto Coolidge.


Es una de las causas por las que se tiende a cometer infidelidades


No obstante, usar este fenómeno como explicación o incluso excusa para cometer una infidelidad sería un argumento simplista. Evolutivamente, puede tener sentido en animales que buscan perpetuar la especie con el mayor número posible de descendencia. Por el contrario, si lo extrapolamos a humanos, se complica bastante, dado que cuando nos vinculamos no sólo nos dedicamos a la cuestión procreadora sino que los sentimientos son especialmente relevantes en las relaciones de pareja.


Conociendo dicho efecto podemos salvar nuestra relación de pareja sin tener que ser infieles. Estos aumentos en los niveles de dopamina deben tenerse en cuenta para que la relación perdure. Cuando entramos en la rutina, la dopamina desciende y más que estar contentos con la otra persona, estamos tranquilas. Por eso es tan importante crear situaciones que acaben con la monotonía y la habituación sexual, sorprender a la pareja…


Y recuerda, si tienes algún tipo de dificultad podemos recorrer junt@s el camino Rumbo hacia tu Bienestar.

Posts Recientes