Detecta si sin darte cuenta utilizas la des-confirmación como castigo







El castigo como base en la crianza no es más que un parche cuando nos referimos a la crianza. Puede que efectivo a corto plazo si… pero con un cambio superficial y basado en el miedo no en el “respeto” como se suele decir. Estamos sumergidos en una época en la que prima la prisa y rapidez en todo y por tanto no nos queda tiempo para muchísimas cosas. Entre ellas están las bases del aprendizaje en la crianza y queremos o más bien desearíamos que nuestros peques nacieran ya controlando emociones y controlando todas aquellas partes impulsivas que su cerebro aun no puede controlar.


Es por ello que la mayoría tiende al castigo como estrategia de crianza, porque creemos que si comenzamos hacer todo lo que viene a ser siendo una disciplina más positiva nos va a llevar mucho tiempo.


Ya sabemos que el maltrato físico, los gritos, las amenazas, etc son maneras muy perjudiciales de enseñanza, pero hay una en que pasa desapercibida y se instaura hasta incluso en nuestra manera de relacionarnos como adultos y resulta ser una de las más dañinas. La desconfirmación es una forma de comunicación, es la actitud que da a entender que no existes como persona, que le das igual a la persona que está a tu lado o que da lo mismo que estés o no estés. Vamos… ignorar y omitir consciente y completamente para demostrar tu enfado ¿Alguna vez te has enfadado tanto tanto con tu peque que ni le has mirado o dirigido la palabra durante un buen rato, horas o incluso días? o ¿quizá te lo hicieron a ti de niña? ¿o tiendes a hacérselo a tus familiares, amigos/as o pareja? Es más ¿recuerdas en el Invisible Challenge o Reto del Niño Invisible las reacciones de los niños? La desesperación se podía palpar en su rostro y en su angustia. ¡Y si no los vistes en su momento te invito a hacerlo!


“La tolerancia y la paciencia son mucho más profundas y efectiva que la mera indiferencia.” Dalai Lama


Emocionalmente los peques lo viven como un abandono. Literalmente. Entran en un estado de indefensión tremendo y que es altamente perjudicial en la formación de su subjetividad e identidad. Genera malestar, frustración, angustia, rabia, confusión… y así podría estar un rato. ¿Terrible verdad? Pues lo más alarmante es lo naturalizado que está como castigo cuando se quieren corregir conductas inadecuadas. Esta forma de castigo utilizada frecuentemente puede tener consecuencias muy graves a nivel psicológico, ocasionando o favoreciendo trastornos mentales graves. Además, será una estrategia que aprenderá a utilizar con otras personas cuando se enfade.


¿Qué nos puede enseñar una crianza más positiva entonces? A tener un equilibrio entre enseñar normas y límites sin dejar de aportarles un acompañamiento emocional, es decir, no personalizar las malas conductas. Separando el “Tu actitud o tu conducta no es la adecuada” con “eres malo/a, desorganizado, pegón, insoportable, pesada/o, …”


¿Y qué puedes hacer? Lo primero, haz un repaso y observa cuáles son tus maneras de reaccionar y castigar a tu peque cuando se comporta mal. Segundo, comunícate con él/ella en todo momento, sobre todo cuando esté haciendo algo inadecuado. Y tercero, recuerda que ese amor incondicional que sientes por esa/e renacuaja/o es por el mero hecho de EXISTIR.


Si te ha parecido terrible e interesante comparte. Juntas rumbo hacia su bienestar.

Posts Recientes
Archivo
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square