ADOLESCENCIA TARDÍA EN EL COLECTIVO LGTBQA+

¿Por qué los homosexuales solemos vivir una adolescencia tardía?




Imaginemos un adolescente, en la etapa de la búsqueda de sus iguales, de la aprobación de grupo, de su identidad. Mira a su alrededor y se da cuenta que no se siente igual, que no es igual que el resto. No es algo que está en la diferencia, reside en la mirada de los otros. Son esos otros quienes destacan lo desigual en contraposición a su normalidad. El estigma no radica en la diferencia, sino en el valor negativo que se le asigna en un momento.


Entonces empieza la aversión hacia los (propios) sentimientos y comportamientos homosexuales. Incluso una actitud hostil y de rechazo hacia otras personas homosexuales, así como la denigración de la propia homosexualidad como estilo de vida aceptable. Acaba con la percepción del (y miedo al) estigma asociado con ser homosexual y la aceptación (inconsciente) de los estereotipos sociales.


Y es que para entender la etapa tardía de la adolescencia, tenemos que entender que cualquier persona homosexual ha tenido que salir de dos armarios (Ruiz, 2015).


En primer lugar, el interior: la homofobia interiorizada puesto que aparece la defensa de la vergüenza en el inicio de la adolescencia.


El segundo es el externo: fruto de la homofobia exteriorizada, donde aparece la defensa de la culpa y puede haber una doble vida, ocultando el suceso y el encuentro sexual.


Por último, el tercer armario: Lo que genera el miedo a enfrentarse a su pasado.


Por lo tanto, los adultos LGB, por la negación que han experimentado durante su adolescencia, no han vivido las cosas propias de la adolescencia cuando les tocaba, apareciendo características de la adolescencia en la adultez.


Esta adolescencia tardía va a ser un conjunto de experiencias, emociones, sensaciones, vivencias, etc tales como el ”primer amor”, la primera experiencia sexual, el primer desamor, salir por las noches hasta tarde, el consumo de sustancias, etc.


También podrán experimentar algunas experiencias negativas debido a esta adolescencia tardía como sentimiento de mayor inmadurez, que le afecte en la autoestima, problemas desadaptativos, vergüenza, culpabilidad, etc.


Serían aquellas vivencias, sentimientos y emociones típicas de la adolescencia y que el adulto LGB, por la negación a su homosexualidad (a causa de la homofobia y la homofobia interiorizada), no ha vivido en el momento que le tocaba y lo retrasa a unos años después, cuando se permite empezar a aceptar su sexualidad.


Una cosa sí tenemos clara:


Nunca es tarde para vivir el proceso de mi libertad.


Lo importante es que estás haciéndolo y empezando tu viaje rumbo hacia tu bienestar.

Posts Recientes
Archivo
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square