top of page

APROBACIÓN EXTERNA: ¿DESEO O NECESIDAD?


¿Por qué nos cuesta tanto decir que NO?









A menudo encontramos que las personas que acuden a consulta tienen serias dificultades a la hora de dar una respuesta negativa a los demás o hacer prevalecer su opinión en algunas situaciones.



A todos/as nos gusta que nos aplaudan, alaben o reconozcan, pero la búsqueda de aprobación externa no debe nunca ser algo más que un deseo, de lo contrario estaremos incurriendo en una necesidad, y poco a poco esto hará que perdamos el control sobre nuestras decisiones, convirtiéndonos en sujetos pasivos en nuestra propia historia y necesitando la aprobación o el apoyo de terceras personas para atrevernos a actuar.



La búsqueda de aprobación externa es algo que nos van incorporando desde que somos muy pequeños/as, son nuestros propios padres, madres o personas cercanas los/las que, pese a hacerlo seguro con la mejor de las intenciones, comienzan a condicionar nuestra forma de pensar enseñándonos a actuar buscando la aprobación de los/las demás.



Es probable que muchos/as podáis sentiros identificados/as con alguna de estas frases que vuestros padres, madres o abuelos/as os hayan podido decir en algún momento: si no le das un beso a la abuela se pondrá triste, ¿así vestida vas a salir?, ¿ves cómo yo tenía razón?, si no te portas bien no te querrán, etc.



Estas conductas no hacen sino que disminuir la autonomía de la propia persona, volviéndola insegura, dependiente y fomentando que necesite la aprobación o el apoyo de otros/as antes de actuar.



Actuar necesitando la aprobación de los demás es aceptar que lo que otros/as piensen de mí es más importante que mi propia opinión


Muchas personas llegan a la edad adulta manteniendo este condicionamiento y, a causa de esa necesidad de aprobación, sufren mucho a la hora de poner límites o negar algo a terceras personas ya que piensan que, si no agradan a esa persona, esta los/las dejará de querer.


Algunos ejemplos típicos que manifiestan las personas con necesidad de aprobación son:


- Sentirte deprimido o angustiado cuando alguien no está de acuerdo contigo.


- Sentirte insultado o humillado cuando alguien comenta o declara una opinión contraria a la tuya.


- Sentirte intimidado por un vendedor agresivo y comprar algo que no te gusta o no quieres o tener miedo de devolverle alguna mercancía porque le disgustará y no te querrá.


- En un restaurante, comerte un trozo de carne que no está hecho como lo pediste porque no le caerás simpático al camarero si lo devuelves.


Algo que debemos comprender es que es imposible vivir en este mundo sin provocar la desaprobación de otros/as en algún momento, es muy importante aceptar que algunas personas pueden no estar de acuerdo con algo que digas o hagas y la posibilidad de crítica va a existir.


Cuando alguien no esté de acuerdo contigo en algo que dices o haces simplemente acepta que has encontrado a una de esas personas y no permitas que su opinión sea más importante que la tuya, recuerda que el rechazo de un pensamiento o sentimiento tuyo no implica el rechazo a tu persona.


Juntos, RUMBO HACIA TU BIENESTAR.


16 visualizaciones0 comentarios
bottom of page